Menu

La primera valoración de Marc Márquez sobre su nueva Ducati ha sido filmada.

Tras rodar por primera vez con la Ducati Desmosedici GP23 en el test de Cheste, el piloto de Cervera explica al equipo sus puntos fuertes y débiles El protagonista del inicio de la pretemporada 2024 de MotoGP es, sin duda, Marc Márquez

Su fichaje por el Cresini Racing ha sacudido el paddock hasta sus cimientos, y las expectativas por todo lo que haga el seis veces campeón del mundo de la máxima categoría son muy altas.

En la tabla de tiempos del Circuito de Cheste, el de Cerbera ha terminado cuarto, marcando ya el mejor tiempo para la marca italiana tras sólo seis vueltas.

La prueba, que duró más de cinco horas en el Circuito de Cheste, confirmó lo que todos esperaban.

El equipo Ducati, así como los propios pilotos, se mostraron optimistas y compartieron sus impresiones con sus compañeros tras el test de Cheste.

En cuanto a las mejoras, dijo que quería hacer ajustes ergonómicos y mejorar la forma de la parte delantera en aceleración y de la trasera en frenada, para evitar que la máquina no se cerrara bien en las curvas y se levantara del suelo en aceleración y frenada.

Tras ser operado del síndrome compartimental en el brazo derecho, su recuperación con Ducati ha empezado bien.

A diferencia de las operaciones que ha tenido en los últimos años (hombro izquierdo en 2018, hombro derecho en 2019, cuatro operaciones en el hombro del brazo derecho entre 2020 y 2022 después de Jerez en 2020, y cirugía en el pulgar derecho debido a un accidente en Portimao este año), esta vez se trata de una operación muy común para los pilotos de MotoGP (2022 en la parrilla en 2012) y no tiene mayor importancia.

Según Marc, este problema en el brazo complicó la segunda mitad de la pista.

A pesar de ello, y a pesar de pilotar una moto muy complicada que podría haberse caído fácilmente al menor riesgo, subió al podio en las últimas carreras al sprint en Motegi (Japón) y Valencia.

El objetivo de Marc Mukes es llegar a 2024 en plena forma física.

El objetivo es poder maximizar su potencia en una moto más competitiva y poder luchar por la victoria.

Por esta razón no esperó más para operarse.

Al día siguiente del test de MotoGP en Valencia, se sometió a una intervención quirúrgica.

No quería esperar más.

La operación no impidió a Marc alcanzar todo su potencial en el test de pretemporada de febrero, que está marcado en rojo en su calendario.