Menu

Réquiem por los equipos españoles en MotoGP

Con la confirmación de la llegada del Team VR46 a MotoGP en 2022 ocupando la plaza que hasta ahora había sido del Team Avintia se materializará la desaparición del último equipo español en categoría reina

Con la confirmación de la llegada del Team VR46 a MotoGP en 2022 ocupando la plaza que hasta ahora había sido del Team Avintia, a final de temporada se materializará la desaparición del último equipo español de MotoGP. La estructura capitaneada por Raúl Romero era el último mohicano de una especie que en el pasado dominó el mundo de los equipo privados de la clase reina de los GGPP.Toda una paradoja en un deporte gestionado por una compañía con sedes en Madrid y Barcelona y que celebra cuatro de sus eventos en Jerez, Barcelona, Alcañiz y Valencia. Un deporte en el que nuestros pilotos son la referencia en las tres categorías y en el que los campeonatos autonómicos que se celebran en España son el paso obligado para acceder al Campeonato del Mundo.Hubo momentos en que también los equipos privados más importantes de MotoGP estaban en manos de managers españoles: el Team Pons, el Team Aspar, el de Luis D'Antín... Haciendo gala de un nivel técnico estelar, con sus estructuras privadas ganaban carreras derrotando incluso a las fábricas que les suministraban el material.En sus filas se formaron pilotos como Alex Crivillé o Carlos Checa, que más tarde llegarían a proclamarse Campeones del Mundo en los equipos oficiales.Sus éxitos deportivos atraían patrocinadores del primer nivel. Hasta el punto que llevaron a las empresas más importantes del país a medirse en los GGPP. Hablamos de Tabacalera, de Repsol, de Telefónica, de Mapfre, de diferentes entidades bancarias...Pero lamentablemente esa excelencia deportiva no supieron o no pudieron aplicarla a su gestión. Por diferentes motivos los equipos fueron desapareciendo uno tras otro. En algunos casos fue la falta de cintura para reciclarse ante la perdida de su patrocinador principal; en otros negarse a arriesgar dinero ganado en época de bonanza cuando el viento pasó a soplar de popa; y también hubo simple gestión incompetente o negligente.Las crisis que vivieron llevaron a esas exitosas estructuras a hacerse pequeñas, viéndose obligadas a renunciar a estar en la élite. Sucedió primero con el Team Pons, más tarde con el Team Aspar y a partir del año que viene ...
Leer la noticia completa >aquí<