Menu

Portimao Ducati Cup 039 y las pruebas de Honda.

La pretemporada de MotoGP ha terminado

Lo que vimos en Portimao es lo que veremos durante esta temporada.

No hubo sorpresas y lo que dijimos que podía pasar en nuestro avance del viernes se ha cumplido.

Ducati no sólo cuenta con las motos oficiales Bagnaia y Bastianini, sino también con la moto satélite (de fábrica) Marti.

También está el debutante Rex Mulquez.

El hecho de que Ducati tenga ocho motos, y las ocho sean competitivas, hace pensar que esta temporada será la Copa Ducati: si la GP22 ya era una máquina sobresaliente, la GP23 lo es a mucha honra.

En cualquier caso, habría que preguntar a Dorna si es mejor para el espectáculo que más de un tercio de la parrilla esté ocupado por la misma máquina.

Las predicciones de que Aprilia tiene una máquina superior que debería sustituir el dominio absoluto de Ducati se han confirmado, incluso con pruebas.

Además de Aleix, que ya sabe lo que es ganar con Aprilia, también está Viales (un piloto talentoso) que parece haberse hecho amigo de RS-GP; en la satélite de RNF, Oliveira también está rodando fuerte con una moto de Noiret, y Lal Fernández ha dicho que esta moto está hecha para él dijo.

El piloto madrileño tiene mucho talento, ya que marcó el sexto mejor tiempo en la primera jornada.

Todos los pilotos de Aprilia se separaron el domingo, pero Aleix, Oliveira y Maverick (10º, 11º y 12º) quedaron justo por detrás de las ocho Ducatis y la Yamaha de Cuartararo.

En el Algarve se volvió ligeramente a los elementos y reglajes de 2020 en términos de chasis y aerodinámica.

Eso nos permitió descubrir de dónde venían los problemas de Sepang que volvieron locos a los ingenieros y a los pilotos (neumáticos blandos y problemas en una vuelta).

Hemos utilizado el mismo paquete aerodinámico que el año pasado, con la misma puesta a punto.

Averiguamos dónde estaban los problemas y, con un tiempo de 1:38.

302, Quartararo marcó el tercer mejor crono de la prueba.

También fue el único piloto no Ducati de los ocho participantes de Borgo Panigale, mientras que KTM-GasGas esperaba mejores resultados en Portimao, pero la máquina austriaca no brilló en la pista portuguesa.

El noveno puesto de Brad Binder fue lo mejor que pudo conseguir, mientras que Pol Espargar (18º) contrastó con su alegría en Valencia y Sepang.

La buena noticia.

De los días malos se aprende", dijo el piloto de Granollers, refiriéndose al vaso medio lleno.

Estoy a un segundo de mi mejor tiempo.

Pero las sensaciones no han sido muy buenas, todavía queda mucho trabajo por hacer después del GP de Jerez en mayo".

El principal problema que está encontrando Poll es el agarre lateral.

Aquí tiene muy poco agarre lateral y tiene más problemas que sus compañeros de equipo.

Es un gran problema, especialmente con los neumáticos blandos.

En los compuestos medios no es tan grande.

Tras Valencia y Sepang, los boxes de Honda fueron menos optimistas.

Mir, Mulquez y Rins terminaron 13º, 2º y 3º respectivamente.

Mir, Mulquez y Rins fueron 13º, 14º y 15º respectivamente, a pocas milésimas del tiempo de Bagnaia.

Marc explicó que la Honda de Portimao era una moto similar a la de Valencia, con un chasis ligeramente diferente, pero el concepto era básicamente el mismo que el año pasado.

Hemos probado muchas cosas diferentes, pero al final hemos acabado con la misma moto que en Sepang.

Es el mejor paquete.

No soy optimista, pero ahora no hay nada bueno por lo que enfadarse.

Nuestro ritmo ha bajado 0,5 segundos.

ha dicho Joan Mir, compañero de equipo de Marc y campeón en 2020.

En realidad todavía estamos lejos.

Las sensaciones del coche mejoran día a día, pero no ha habido ninguna revolución.

Mir dijo que todavía no había encontrado el feeling que buscaba y que era difícil pensar en hacer un gran premio cuando se ha perdido tanto.

He perdido un segundo entre ayer y hoy, pero sudo cuando pienso en recuperar lo que me falta.

Hemos tenido una pretemporada corta, así que los demás pilotos tienen una gran ventaja.

(Nakagami fue 20º, a 1,3 segundos de Bagnaia y ligeramente por delante del debutante Augusto Fernandes, por lo que tiene una gran ventaja).

El más optimista ha sido Rex Rins, que ha declarado: "Estoy muy contento porque en Sepang simulamos una carrera al sprint y aquí estoy más cerca de los pilotos de cabeza.

Todavía estamos lejos, pero estamos 0,4-0,5 segundos más cerca".

Rins dijo que la Honda era más física y dura que la Suzuki.

Está claro que por cuarto año consecutivo Honda no ha estado en la lucha por el título, y hoy apenas han estado en la lucha por la victoria.

A Honda aún le queda el test de Jerez en mayo, donde los pilotos podrán probar cosas nuevas (aunque el motor y la aerodinámica ya están sellados desde el primer GP).

Si nada cambia para entonces, serán tres pilotos en Jerez, tres pilotos en Austin, Sachsenring y Motorland (especialmente Mulkes) y una batalla por el genio de los pilotos más que por las motos Pésimo para la marca que más éxitos ha cosechado en MotoGP.

Una pésima aspiración.