Menu

Ni Márquez ni la Honda están a punto

Marc Márquez lo había advertido, incluso tras su brutal carrera en Austin: aún no estaba para ganar, ni siquiera para hacer podios.La pretemporada, con los dos test en Sepang y Mandalika, pintaba muy bien para la nueva Honda y sus pilotos: Pol Espargaró logró el mejor tiempo en el test de Indonesia y Marc el 4º, después de ‘hacerse amigo’ de la totalmente nueva RC213V. Pol no se cayó ninguna vez, ni en Malasia ni en Indonesia. Comparado con la temporada pasada, esto era un buen augurio.En la carrera inaugural de Lusail Espargaró fue 3º y Márquez 5º. Pintaba bien. Luego vino Mandalika, con el cambio de neumáticos a última hora por parte de Michelin, y la terrible caída de Marc en el ‘warm up’.Y es que, aunque no lo parezca, la nueva Honda sigue los designios de la mayoría de sus pilotos, que se quejaban de una falta de grip en el tren trasero. Decimos que la mayoría, porque al mayor de los Márquez le gustaba la de siempre, pequeña y con mucho apoyo en el tren delantero, que le permitía entrar frenando hasta el ápice de la curva, es decir, al estilo Marc. La RC213V 2022 es más larga entre ejes, siendo más estable y con mucho más agarre detrás, pero por el contrario aligera más el tren delantero y Marc ha debido adaptar su pilotaje a la nueva moto (aún está en ello, de hecho), unido eso a que ha estado mucho tiempo sin poder montar y a que su brazo aún no está totalmente recuperado.En las carreras en las que ha participado, al de Cervera no se le ha visto cómodo sobre la moto, ni siquiera en Austin: no pilota ni con la soltura ni con la agresividad habitual, y no es solo por el brazo.Seguramente Portimao no es un buen circuito como referencia para saber dónde está cada uno, y Jerez deberá ser un mejor barómetro, pero Honda tiene trabajo por delante: lo sabe Marc y lo sabe Alberto Puig.Las Honda, las de los dos hermanos Márquez y la de Pol, terminaron en ...
Leer la noticia completa >aquí<