Menu

Ni distancia, ni seguridad en Losail

Pese al repunte de casos, el público en el primer GP se apelotonó en la tribuna y tras el 'espectáculo' del pasado domingo, para el GP de Doha habrá vigilancia policía especial en la tribuna y ni niños ni puestos de comida

Las redes sociales se han cebado con la presencia de público en el GP de Qatar el pasado domingo por la noche. Las imágenes que se han visto en la televisión han disparado las críticas, especialmente después de que apenas unas horas antes el gobierno del emirato aumentase drásticamente las normas anti COVID ante el repunte de los contagios. Tanto piscinas públicas como gimnasios han sido cerrados; el aforo a los centros comerciales y la restauración reducido notablemente, además de prohibirse la presencia de niños en éstas áreas.En cambio, el domingo en las tribunas de Losail hubo aglomeración; al menos en el momento de la parrilla de salida. Las imágenes son explicitas: no hubo control de distancia y se pueden ver familias enteras, menores incluidos apelotonados. La reacción de las autoridades no se ha hecho esperar.De cara al próximo domingo se mantendrá la autorización para cubrir el 20% del aforo de la única tribuna del circuito, pero se multiplicará por tres la presencia el personal encargado de velar por la distancia de seguridad. También está prevista la presencia de miembros de la policía especial creada para encargarse de la seguridad en lo campos de fútbol durante el Mundial de 2022.Los puestos de comida y bebida disponibles en el GP de Qatar del pasado fin de semana no se abrirán este domingo. La presencia de niños queda vetada, a la vez que se aumentará la distancia de seguridad. Una distancia que deberá ser respetada incluso entre los miembros de una misma familia.La presencia en Qatar de público en un GP de MotoGP de la era COVID no fue una novedad. La pasada temporada fueron tres las carreras que admitieron espectadores: en los dos GGPP celebrados en Misano en septiembre y en el GP de Francia que se corrió en Le Mans a mediados de octubre. En ambos casos obviamente se limitó drásticamente el número de personas admitidas.En Italia fueron pioneros, poniendo en pie una impecable organización 'alemana', con accesos separados para cada tribuna, entrada y salida de estas progresivas, control severo de la distancia en las mismas, etc. Fue toda una ...
Leer la noticia completa >aquí<