Menu

Ya sea Bagnaia, Martin o Aleix, el campeonato del mundo sigue siendo de Márquez.

A diferencia de lo que suele ser habitual en la sala de prensa del Mundial de Motociclismo, el periodista italiano, vestido con una camiseta negra con el logotipo de Moto, estuvo a punto de levantarse de su asiento para hacerle una pregunta a Marc Márquez, pero decidió que no hacía falta que se levantara y se sentó en la primera fila del hospitality loft de Honda, que estaba abarrotado como de costumbre Decidí hacerle una pregunta

Y Marc, que ya es uno de los actores más populares de todos los tiempos, sabe más por viejo que el mismísimo diablo.

Mira, le dijo al chico, insisto, todo corregido, ya tengo 30 años, si algo así me hubiera pillado con 20, probablemente me habría vuelto loco o habría afectado seriamente a mi rendimiento en la pista.

Pero con los años he aprendido que es normal en el deporte y lo mismo pasa en el mundo del motociclismo.

Me lo tomo con paciencia, insisto en ello, a veces me río con Moss y bromeamos sobre lo que oímos y leemos.

No, no lo hago, pero si te fijas en los últimos Grandes Premios, especialmente desde Silverstone, además de Koji Watanabe y Shinji Aoyama, hemos contado con la presencia de Hikaru Tsukamoto, el jefe de la división de dos ruedas de Honda, director del equipo Repsol Honda y bajo la dirección de Alberto Pucci, la gran confianza de MM93, ocho veces El ocho veces campeón del mundo siempre intuyó que algo estaba cambiando en Honda y en su departamento de competición.

Este cambio parecía ir en la dirección de cambiar su mentalidad, cambiar radicalmente sus coches y empezar a trabajar de otra manera, además de contratar a ingenieros europeos de talento para aportar conocimientos más modernos y actualizados a una organización algo estancada.

En sus respuestas a sus jóvenes colegas italianos, daba la sensación de que Márquez y su equipo, especialmente Jimmy Martínez, que sustituyó a Emilio Alsamora como manager, estaban controlando meticulosamente la situación.

La situación es muy extraña, por no decir esperpéntica, y sólo cuando salta la noticia de que alguien se va, cambia de equipo o queda libre puede alguien anunciar que se queda.

Nadie anuncia que se queda cuando tiene un contrato en vigor, pero los casos de Honda y Márquez son tan únicos y especiales.

Rompiendo por completo con el pasado, cambiando de mánager, instalándose en Madrid, una ciudad, una vida y un entorno que nada tiene que ver con Cerbera (Lleida), montando su propia oficina de representación y aumentando el número de profesionales de su red para controlar, promocionar e incluso dibujar su imagen, No cabe duda de que la vida y los planes de Márquez han cambiado.

También es la razón por la que el pasado jueves contó una divertida anécdota en Instagram, en la que no para de reírse y bromear sobre los numerosos rumores y falsedades que se han publicado en las últimas semanas.

Por eso dijo en Misano que el primer prototipo de 2024 que probó no sería una mejora de la máquina actual, ya que tendría las mismas carencias con los mismos tiempos.

Como dijo al hablar con Motojournalist, ya no tiene 20 años, pero sabe que aún le queda mucha temporada para recuperar la forma.

Debe recordar que su mentor, Mick Doohan, ganó cinco títulos con 29 años.

En ese sentido, la primera victoria de Alessi Espargar con más de 33 años y Dani Pedrosa, de 37, han sido espectaculares este año.

Se dice que el afecto que el ingeniero y director general de Ducati Gigi Dallinha siente por Mulquez es uno de los factores que retrasan su decisión.

Ambos quieren trabajar juntos, lo que podría desembocar en el traslado de Dalligna a una fábrica en Japón o en el fichaje de MM93 por el equipo de la viuda de Fausto Gresini, Nadia Padovani, dos opciones que beneficiarían a Honda.

Sea donde sea que se produzca esa consolidación, el campeonato del mundo se hará añicos y 2024 será, sin duda, un puro espectáculo.

Una cosa está clara: a pesar de la breve y abrupta declaración de Márquez el lunes (realizada nada más comenzar el test de Misano, sorprendiendo a los 20 periodistas que quedaban en la prueba italiana), ¡Jorge Martí (Ducati) ganó el GP Adriático de Misano! El test del lunes en el circuito no deparó sorpresas.

La leyenda que recorre el paddock desde hace algunas carreras (Silverstone, Austria, Barcelona) se ha hecho realidad: el prototipo 2024 que Honda pone en manos de Mickes no es ningún cohete.

El prototipo 2024 que Honda pone en manos de Mickes no es un cohete.

Marc se dio cuenta de ello tras sólo cinco vueltas.

El secreto, el Plan A, el Plan B y el Plan C, sigue siendo tan íntimo que cuando Mülkes le pregunta cuánta gente lo conoce, no duda en decir que sólo una o dos personas de su máxima confianza.