Menu

Moto Histórica Ducati 750 F1 pura esencia de competición

La Ducati 750 F1 fue creada en 1985 para combatir la oleada japonesa que se impondría inexorablemente a finales de los ochenta, fue la esperanza europea que quedó eclipsada por el poderío tecnológico nipón.Es realmente una belleza que muchos recuerdan como la moto deportiva más bonita de esa década y que puso en aprietos, e incluso ganó, con menos potencia a las todopoderosas cuatro cilindros japonesas.He evitado siempre llevar joyas, anillos preciosos, cadenas de oro, o relojes caros; es más, no entiendo a los que los llevan, pero he de reconocer que esta vez he renegado de mis principios, he sucumbido a la magia de una joya preciosa y no he podido combatir la tentación.La Ducati 750 F1 es la culpable de mi traición, una moto de colección a causa de sus pocas unidades fabricadas, una pieza deseada más por lo que representa que por sus prestaciones y resultados.Es una moto que plantó cara a un poder económico que todavía perdura y que, gracias a ella, nunca se perdieron los valores de la belleza, la eficacia, la pasión por la competición y la extinción de la industria motociclista europea.A mediados de los ochenta, el auge de las motos japonesas de cuatro cilindros enterró las décadas doradas de dominio de las motos bicilíndricas inglesas e italianas. Los últimos intentos de contrarrestar esa marea estuvieron representados por una moto bicilíndrica, menuda y ligera de solo 75 CV a 8.000 rpm, nuestra protagonista.Existió una versión más potente destinada a la competición, la F1 Montjuïc, con 95 CV y capaz de pelear en los circuitos con las 4 cilindros. Pero desafortunadamente, la crisis económica de las fábricas europeas, los altos precios y las restricciones de ruido y medioambientales para su homologación acabaron con su proliferación y popularidad.Cuando tienes delante una moto tan bonita, bien proporcionada y elegante, acariciarla, palparla y rodearla no tendría que resultar extraño. De hecho, solo los amantes del diseño pueden entender este ritual.Si además puede funcionar con la misma armonía, se convierte en objeto de culto. Este el caso de esta moto, ya que en marcha se compenetra con el ...
Leer la noticia completa >aquí<