Menu

La clave de la remontada de Jorge Martín está en la posibilidad de ponerse

Líder en Motegi. Después de haber estado a 49 puntos del líder del Mundial en los tres últimos GGPP, Martín podría "sorpasso" el domingo, ya que sólo pudo defender 13 puntos en Motegi por problemas mecánicos en la frenada de la Ducati

Este fin de semana en Motegi podría producirse un cambio de líder en la categoría reina.

Pecco Bagnaia, que ha retrocedido desde el Gran Premio de Catalunya, defenderá sólo 13 puntos de Jorge Martí, con quien comparte 37 puntos en el GP de Japón.

Entre el box oficial Ducati Lenovo y los hombres fuertes del Prima Pramac, Bagnaia y Márquez, no hay un "sorpasso" como en el GP de Austria, donde Pecco sumó 62 puntos.

Bagnaia se cansó de ganar carreras, mientras que Márquez sólo brilló en los sprints.

Después de Jerez, el "Martinator" logró una serie de podios y superó a Besecki, que hizo un importante doblete en el Gran Premio de Alemania, para colocarse segundo en la clasificación.

En su año de novato, se sometió a una doble intervención quirúrgica en la pierna izquierda durante las vacaciones, como consecuencia de un grave accidente sufrido en la 21ª prueba, en Portimao.

Pilotando el mismo coche con el que actualmente tiene problemas Pecco Bagnaia, ha sumado 49 puntos en los tres últimos GGP.

No tiene nada que ver con ese accidente.

Es lo mismo en las dos motos y sólo una de ellas se cayó.

Siempre fui muy, muy rápido hasta Barcelona y allí estaba luchando por la victoria con Aprilia.

De repente llegamos a Misano y no tenía buenas sensaciones en las manos y en las piernas, y el sábado y el domingo cometí muchos errores en las frenadas, en la curva 1 y en la curva 8, y también aquí", declaró el domingo a DAZN.

Cuando se cayó a falta de ocho vueltas para el final en segunda posición y regresó a boxes, se mostró conmocionado por la insostenible situación: "Hablamos mucho entre nosotros en boxes y sobre lo de ayer , porque hoy no pudimos hacer nada.

Voy a llevarme muchas cosas a Japón para ver qué hay que hacer y qué está pasando.

No necesitábamos caernos, pero tampoco estar en esta situación.

El último punto es muy importante, pero a lo que tenemos que prestar más atención es a que no tenemos buenas sensaciones en nuestros puntos fuertes, como la frenada y la entrada en curva.

Si no solucionamos este problema, será difícil luchar con Bez, que está muy fuerte en estos momentos, y con Márquez, que es mejor que yo en esta situación".

En el Pramac, Márquez ha logrado encontrar el equilibrio perfecto para sentirse cómodo en todos los aspectos del pilotaje.

El año pasado, Jorge Márquez subió al tercer cajón del podio por detrás de la Ducati de Miller y la KTM de Binder, mientras que Bagnaia tuvo su peor Gran Premio tras resurgir en la calificación de Quattararo