Menu

Kawasaki Mystery Ship Turbo 140 CV de puro kitsch

Estamos seguros que esta es la más atractiva de las motos más desconocidas, la Kawasaki Mystery Ship Turbo, ¡super kitsch!Tómese una moto japonesa de los 70′, retíresele toda la carrocería -depósito, asiento, tapas, laterales'- y añádasele una colección de nuevas fibras más atractiva que la original. Esta es la aventura de un americano llamado Craig Vetter, padre de la Kawasaki Mistery Ship Turbo que ves aquí.La idea de Vetter era diseñar una moto en su totalidad, partiendo de la base de una moto japonesa potente. Tomó una Kawasaki KZ1000 MKII tetracilíndrica de 1980 y eliminó absolutamente todo, incluyendo las llantas y las suspensiones, dejando solamente el chasis, los frenos y el motor.La carrocería era novedosa, un kit de depósito, placas laterales, asiento y colín, que incluía tapas laterales portanúmeros -que indicaba la unidad producida.Se modificó la pipa de dirección, se añadió un basculante de sección rectangular, se eliminó el subchasis y todos los herrajes de anclajes de componentes y fibras, y se reforzó el chasis doble cuna de acero.Le añadió unas llantas de aleación de magnesio Dymag -en lugar de las de radios de serie- y un escape 4 en 1 Yoshimura 'el conocido 'Pops' Yoshimura fue su socio en el proyecto-, además de un kit de fibras de dos piezas, que incluía un picudo carenado, el depósito de combustible, tapas laterales portanúmero y el conjunto asiento-colín.La moto era monoplaza, con el piloto sentado muy retrasado y estirado sobre la moto, con un manillar de tubo -en lugar de semimanillares-, una típica postura deportiva de los 80. El resultado fue una moto espectacular que nada tenía que ver con la KZ1000 original.Tras construir la primera moto la idea era fabricar una corta serie limitada de 200 unidades, con varios 'stage' de preparación opcionales; cada moto llevaría unos portanúmeros laterales con un dorsal único que la identificaría, a modo de número de unidad limitada.Pero el problema fue un elevado precio de casi 10.000 dólares en 1980, cuando la KZ1000 costaba unos 3.500, y que Vetter sufrió un aparatoso accidente en ala delta, que le privó de seguir ensamblando motos'La instrumentación era ...
Leer la noticia completa >aquí<