Menu

Jorge Martín demostró en Buriram que es el rey del sprint, gestionando a la

Perfección la carrera al sprint de 13 vueltas, Martinator se impuso de principio a fin para adjudicarse su séptima victoria de la temporada y quinta consecutiva por delante de Binder y Marini. Su quinta victoria consecutiva, la última de 16 victorias al sprint, la consiguió en la vuelta de Jorge Martín el pasado sábado

Martinator aprovechó al máximo su pole position y lideró de principio a fin, manteniendo una diferencia perfecta tras una escapada inicial para tomar la bandera a cuadros y terminar primero sin problemas.

Había cinco posiciones en la parrilla entre el hombre de la pole, Jorge Martí, y Pecco Bagnaia, sexto en la parrilla y 27 puntos por detrás.

A pesar de juguetear con los botones en la salida, Martí se puso en cabeza en la primera curva por delante de Marini y Aleix Espargar.

Marc Márquez pasó de octavo a quinto en la frenada de la tercera curva, perdiendo la posición con Bagnaia, que era noveno al final de la primera vuelta.

Además de una salida mediocre, las otras Ducatis se peleaban entre sí y le cerraban el paso.

Mientras Marini intentaba calar la carrera y evitar un problema de presión en los neumáticos delanteros en un grupo que luchaba constantemente, con Bezzecchi adelantando a Alex Márquez, Marini, que estaba a seis décimas de segundo, se encontraba en la cola del pelotón con Quartararo, que había luchado por el liderato un año antes.

En la quinta vuelta, Marc Mourquez había formado un grupo de cinco coches con Marini, Binder, Aleix y Bezzecchi manteniendo el ritmo del resto del pelotón.

Los cascos apoyaban a los Springboks sudafricanos, que este sábado se enfrentarán a los All Blacks neozelandeses en la final de la Copa del Mundo de Rugby.

Sin embargo, a falta de cuatro vueltas, la diferencia con el resto del pelotón aumentó a 1'9 y los pilotos se relajaron a partir de entonces.

A falta de tres vueltas, se acercó a Besecki, que había superado a Marc Márquez para colocarse entre los cinco primeros.

En la última vuelta, el podio seguía igual con Martí, Binder y Marini, el único cambio era la batalla por el cuarto puesto entre Aleix Espargaró y Marc Márquez.

Tras acercarse en la primera curva, Aleix se ha ido largo en la tercera y ha perdido la cuarta plaza, pero se ha recuperado en las siguientes curvas.

El empuje decisivo de Marc en la curva 12 ha sido impecable, sin perder la aceleración que le había hecho ganar carreras anteriores con Dovizioso y Quattararo, y en la línea de meta les aventajaba en 78 milésimas.

Bagnoia no ha podido alcanzar a Bezecki en la misma curva final y ha terminado sexto, mientras que los pilotos de la VR46 Academy se han quedado a 92/1000 milésimas.

Martí recortó rápidamente la distancia a nueve puntos y ambos llegarán a la carrera del domingo con una ventaja de 18 puntos.

Si se adjudicaran las mismas posiciones - Bagnaia ha estado trabajando todo el fin de semana en la distancia de carrera - no se produciría un "sorpasso", sino sólo si Marti ganara y Bagnaia terminara 10º o por debajo, o Marti terminara segundo y Bagnaia 15º, o no se sumaran puntos