Menu

Intercomunicadores sentencia contra la DGT

La vieja polémica acerca de la legalidad o no del uso de intercomunicadores en moto ha sido finalmente zanjada por una sentencia judicial que anula la sanción impuesta a un motorista en Madrid.Lo cierto es que según el artículo 18.2 del Reglamento General de Circulación “queda prohibido conducir y utilizar cascos o auriculares conectados a aparatos receptores o reproductores de sonido, excepto durante la correspondiente enseñanza y la realización de las pruebas de aptitud en circuito abierto para la obtención del permiso de conducción de motocicletas de dos ruedas cuando así lo exija el Reglamento General de Conductores”.A lo que añade: “se prohíbe la utilización durante la conducción de dispositivos de telefonía móvil y cualquier otro medio o sistema de comunicación, excepto cuando el desarrollo de la comunicación tenga lugar sin emplear las manos ni usar cascos, auriculares o instrumentos similares”.Sin embargo, una sentencia estimatoria ha anulado, por falta de pruebas, la sanción interpuesta a un motorista que circulaba con un dispositivo bluetooth en el casco.  Así lo ha dejado claro la última sentencia contra la DGT, recurrida por la asesoría jurídica Pyramid Consulting.El caso en concreto afectaba a un motorista que fue multado por circular con un dispositivo bluetooth instalado en el casco. Esa práctica le supuso una sanción de 200 euros y la retirada de tres puntos del carnet de conducir.Pero en esta ocasión el motorista en cuestión decidió plantar cara y llevar a la Dirección General de Tráfico a los tribunales, alegando la inexistencia de pruebas necesarias por parte de los agentes para recibir una sanción por llevar conectado el bluetooth.De este modo y a pesar de la veracidad de que están investidas las denuncias emitidas por los agentes de tráfico, la falta de pruebas que acrediten el momento de la infracción, da lugar a una “sanción instantánea”, es decir, que no pueden ser captadas por las cámaras, como pudieran ser las de velocidad.Este cúmulo de circunstancias hacen que el conductor se encuentre indefenso ante este tipo de sanciones, donde uno mismo no puede aportar nada para defenderse, pero sí solicitar pruebas, pruebas que en este caso ...
Leer la noticia completa >aquí<