Menu

GP Portugal: El análisis de la carrera de Marc Márquez

Ha pasado su prueba con nota en uno de los circuitos más físicos de todo el Mundial por sus continuos toboganes y en el que nunca había competido; entró a 13'208 de la cabeza y mantuvo un buen ritmo de carrera

Nos hemos de unir al aplauso unánime del box Repsol Honda y a la emoción por esas lágrimas derramadas por Marc Márquez al término de la carrera de Portimao en este reencuentro con esta sección Allianz. Nueve meses sin poder analizar como de costumbre las hazañas deportivas de Marc Márquez han sido muchos y nadie salvo él sabe lo mal que lo ha pasado y las dudas que le han torturado en los nueve meses de este infierno para recuperar su brazo derecho. Pero como bien dice y practica con el ejemplo: 'lo malo se me olvida rápido'.No había pasado de tandas de siete giros a lo largo del GP y tenía por delante 25 vueltas, 114,8 kilómetros seguidos entre pecho y espalda en este reencuentro con las carreras. Llegó a ir tercero tras una espectacular salida y tras el toque con Mir perdió plazas, se recolocó hasta estabilizarse en la novena tras Aleix Espargaró y un ritmo de 1'40 medios que ha mantenido hasta los siete últimos giros en los que ya se ha dejado cediendo en meta 13'208 con Quartararo, unos ocho segundos con el podio, y séptimo por delante de su hermano Àlex y primera Honda que poco tiene que ver con la que dejó 9 meses atrás, nunca había probado el start device completo, por ejemplo. No era ni el día ni es el momento para heroicidades, ahora no le viene de más o menos puntos. Ha pasado su prueba del algodón con nota en uno de los circuitos más físicos de todo el Mundial por sus continuos toboganes y en el que nunca había competido. ¡Bien hallado Marc!