Menu

GP España: El análisis de la carrera de Marc Márquez

Aunque ha empeorado la posición ha recortado distancia respecto al ganador y, lo que es más importante, ha terminado mejor físicamente, admite; es hora ya de empezar a tirar del carro de la Honda y buscar la manera de mejorar técnicamente

Marc Márquez ya ha completado su segundo Gran Premio y aunque ha empeorado su posición y ha cambiado un séptimo por un noveno, ha recortado distancia respecto al ganador, de los 13'208 perdidos con Quartararo en Portimao ha pasado a los 10'494 perdidos con Miller en Jerez. Y lo que es más importante ha terminado mejor físicamente, admite.Afrontar esta segunda carrera después de dos caídas a alta velocidad, especialmente dura la primera al impactar con el airfence y acabar con una contusión cervical, no era la mejor noticia, pero como dicen los pilotos, 'esto forma parte del negocio'. Si en Portimao se metió en un lío en la primera vuelta por su buena clasificación en parrilla hasta que encontró su sitio, aquí ya pudo ser por unas vueltas el Marc peleón de siempre en el jaleo de mitad del pelotón y ya se prestó a hacer adelantamientos. Una cosa ha cambiado en este GP de España de Jerez y lo reivindicó alto y fuerte el sábado tras la Q1 y derivará en su cambio de chip: 'Las decisiones que se tomen a partir de ahora tienen que ser pensando en el objetivo, que es ir rápido encima de una moto'. Ya ha visto que el brazo resiste las caídas, y han sido dos, y ya no quiere pensar más en esa palanca superior. Es hora de arremangarse el mono y ejercer su liderato en Honda porque están metidos en un problemón técnico y ya han firmado la peor racha sin triunfos. 'Ahora empiezo a estar en la posición de empezar a probar, sabemos lo que tenemos y tuvimos en el pasado y hay que encontrar el balance', ha dicho.