Menu

"El apoyo de otras mujeres, mi fuerza para seguir adelante"

Nadia Padovani cuenta su historia como mujer, esposa, madre, primera Team Owner y Team Principal ganadora de dos carreras en MotoGP™

El deporte es una representación de la existencia. Un Gran Premio es una metáfora que, en pocas horas, escenifica un paralelismo con la vida misma. Hay una fase de aprendizaje, como la que hacen los pilotos durante los entrenamientos libres, luego se pone seria, como la FP4 o la clasificación, y finalmente, todo gira en torno a la carrera.La mayoría de las veces el camino es sinuoso y no se da por descontado el hecho de llegar preparado al mayor desafío. Los sustos, las caídas e incluso los 'highsides' más severos ocurren, y mientras se está en el aire, antes de salir despedido hacia la grava, solo hay una certeza: volver a levantarse resulta innegociable.Nadia Padovani irrumpió en el Campeonato del Mundo de MotoGP™ después de un terrible 'highside': la muerte de su marido, Fausto Gresini. Con sus cuatro hijos y el futuro de la empresa por definir, se encontraba en una encrucijada: abandonar Gresini Racing y arriesgarse a dejar sin trabajo a las numerosas personas que componen uno de los equipos más importantes del paddock, o hacer frente a todo el dolor continuando el trabajo en equipo que había iniciado muchos años atrás con Fausto."Fue duro hacerse cargo de la empresa", dice Nadia, "psicológicamente, tanto yo como los chicos que trabajan aquí estábamos destrozados. Pero nunca pensé en abandonar, ni siquiera en los momentos difíciles, porque el impulso de honrar a Fausto fue siempre más fuerte que el de dejarlo todo".A post shared by Nadia Padovani (@nadiapadovani)Cuando Nadia se incorporó a la empresa, quiso conocer a cada una de las personas involucradas en Gresini Racing y se apoyó en su experiencia para aprender rápidamente los detalles y la dinámica que le permitirían convertirse en una Team Principal capaz de abrirse camino hasta los más altos niveles deportivos: "Ha sido y es un gran trabajo de equipo", subraya.Fiel a su elección de continuar con la actividad iniciada por su marido en MotoGP™, Nadia cuenta un pacto que hizo con Fausto muchos años antes: "Cuando nos comprometimos yo tenía 20 años y estudiaba enfermería, él tenía 26 y ya era piloto ...
Leer la noticia completa >aquí<