Menu

Ducati asusta, Aprilia innova, Honda y Marc Márquez no responden MotoGP realiza su último...

Test de pretemporada en el circuito de Portiamo, una prueba de dos días antes de su carrera de debut, del 24 al 26 de marzo. Es, por tanto, la última oportunidad para poner a punto la moto y acercarse a la Ducati que lideró en Sepang en febrero

Tras la primera jornada, sin embargo, está claro que Borgo Panigale sigue líder, y es Honda quien más lo necesita.

El equipo japonés lo sabe y ya realizó dos días de pruebas privadas en Jerez la semana pasada con Stefan Bradl.

Hoy, Marc Márquez y Joan Mir correrán con este coche de nuevo desarrollo.

A primera vista, tienen dos motos con dos carenados diferentes.

Uno es el visto en Malasia y el otro es nuevo.

La aerodinámica es uno de los aspectos más importantes y parece que todas las marcas están retocando sus máquinas para incorporar nuevas ideas.

Aleix Espargar, por ejemplo, destacó ayer en la presentación de Aprilia.

'Aportamos cosas nuevas que antes no usábamos para que no nos imiten' .

Porque Noiret y los pilotos de Ducati son los que más protagonismo tienen.

De momento, el tiempo acompañó, con temperaturas que oscilaron entre los 18 y los 25 grados centígrados, sol y temperaturas en pista entre los 23 y los 34 grados centígrados.

Los equipos también ultimaron los cambios en la carrera sprint (ahora conocida como sprint lento), una novedad para 2023.

El reglamento permitirá utilizar depósitos más pequeños y la configuración general cambiará.

Además, Michelin ya está trabajando en los neumáticos para 2025.

Desde los primeros minutos, Ducati dominó los tiempos, con varios pilotos turnándose en cabeza.

Luca Marini ha sido el primero en romper la barrera del 1:40 y el hermano de Rossi, Pecco Bagnaia, no ha tardado en plantar cara.

Nadie ha podido desbancar a Desmosedici del liderato.

Aleix Espargar, Johan Zarco y Maverick Vialles se fueron al suelo.

Más grave fue el accidente de Fabio Di Giannantonio, cuya GP22 sufrió los mayores daños.

Miguel Oliveira, que conoce la pista al dedillo, fue el que se interpuso entre las Ducati.

Lal Fernandes, y los accidentados Aleix y Maverick no defraudaron.

Los pilotos de Roses fueron capaces de desafiar en cierta medida a la dictadura roja.

La distribución de fuerzas no fue muy diferente a la de Sepang.

Las dos fábricas japonesas no estuvieron cerca e incluso los diez primeros lucharon por colarse entre los diez primeros.

Quatalaro luchó en una de las mejores pistas.

Rins y Mir marcaron tiempos similares a los de Marc Márquez.

Mientras tanto, los austriacos no explotan en una sola vuelta.

En el aspecto técnico, el mayor cambio fue la introducción por parte de Aprilia de un alerón diferente.

Era uno más pequeño y fino debajo del enorme que salía de la toma de aire.

Nadie lo había probado antes.

Para colocar el alerón, se añadió otro junto al basculante.

Se utilizó más madera.

Por la tarde, Marc Márquez sufrió una caída sin importancia.

Marc Márquez se reincorporó a la Honda y la llevó de nuevo al box.

Mientras tanto, su hermano Rex, con una Ducati GP22, se puso en cabeza.

A continuación, Marini se puso en cabeza.

Bastianini, Mir y finalmente Zarco y 'Diggia' volvieron a caerse.

Fabio fue trasladado al hospital para ser examinado.

Poco después, Bagnaia marcó un "magnífico tiempo" de 1:38.

771, a sólo 46/1000 de su propio récord de la pista MotoGP no es diferente, excepto en el circuito.

Todo está en manos de Ducati.