Menu

"Cada gran decisión de mi vida la tomé pensando en la moto"

Nikolett Kovacs, única piloto húngara que ha competido como 'wildcard', es ahora una destacada periodista y fotógrafa de MotoGP'

Hay algunos rasgos que las #WomenInMotoGP tienen en común: la determinación de perseguir su pasión y la capacidad de reinventarse a sí mismas para convertirse en verdaderos pilares en el mundo de MotoGP'. La estrella de este evento es Nikolett Kovacs, una de las pocas personas involucradas en el paddock que es piloto profesional, periodista, fotógrafa, relaciones públicas y azafata. Todos estos trabajos están unidos por un factor común: la moto.Los padres de Nikolett fueron campeones nacionales de rally en 1978: "Siempre ha habido pasión por los motores en casa", explica, añadiendo que su primera moto llegó cuando tenía sólo un año y medio: "Hoy en día es normal, pero a principios de los 80 tuve el privilegio de tener una moto eléctrica y luego, cuando tenía cuatro años, llegó la primera minimoto".Desde aquella primera vez en el sillín, cuando era muy joven, Niki ya no soltaba el puño del acelerador, al contrario, lo abría cada vez más, acercándose cada vez más al mundo profesional: "Mi madre empezó a organizar carreras para niños, había algunas chicas pero éramos muy pocas, así que estábamos ocupadas desafiando a los chicos en la pista". Unos años más tarde, Nikolett siguió corriendo hasta llegar al campeonato nacional húngaro en 125GP, una categoría cadete también representada en el Mundial. En 2005 consiguió su primer podio en una categoría mixta y en 2007 tuvo la oportunidad de participar como 'wildcard' en el Campeonato del Mundo en el GP de Turquía, oportunidad que Niki aprovechó y se convirtió en la primera -y de momento única- mujer húngara en competir en un Gran Premio de motociclismo.El presupuesto no era suficiente para empezar la carrera como piloto que hubiera querido, pero Nikolett siempre estuvo segura de una cosa: "Siempre que he tenido que tomar una decisión importante en mi vida, siempre lo he hecho pensando en la moto, en cuál sería la mejor manera de no renunciar a esta gran pasión. En realidad, para mí la moto es más que una gran pasión, crecí en ella y no puedo imaginar mi vida sin ella".Pero queda una espina clavada: "Brno, ...
Leer la noticia completa >aquí<