Menu

Aquellas gloriosas monocilíndricas españolas

Sí, aquellas entrañables monocilíndricas españolas…Había una época en que las motos japonesas -mayoría en nuestro mercado en las últimas tres décadas- las veíamos' en fotos. Aquellas impresionantes tetracilíndricas de 80 ó 90 CV eran tabú para los moteros españoles.Como mucho, los más acaudalados podían acceder a alguna bicilíndrica europea, se llamase BMW, Norton, Triumph, Ducati, Moto Guzzi o Morini, por ejemplo, o las tricilíndricas Laverda. Benelli copió a las japonesas y sus 500 eran de cuatro cilindros, llegando a construir motos de 6 cilindros, las Sei 750 y 900. Pero ésa es otra historia'Finalizaban los 70, y después de pasar por la consabida 49 ó 74 cc, trucadas hasta la saciedad, el siguiente paso para los moteros hispanos eran las 125 cc, o superada la adolescencia, las 250 cc, las motos más deportivas de las fábricas españolas.La Sanglas 500 S2 y su monocilíndrico refrigerado por aire era lo ‘más gordo’ que se fabricaba en España.Sí, existió una bestial Ossa 500 Yankee, con dos cilindros de Copa 250 unidos, y que fue la antecesora de la RD 350 'en brusco y bestia-, como también existieron las Sanglas monocilíndricas de 500 -y luego bicilíndricas de 400 cc, con motor Yamaha-, pero las deportivas más populares eran las monocilíndricas españolas 250 de 2T.En mi caso y justo tras sacarme el permiso, conseguí una Ossa 250 T de segunda mano, con la que aprendí mecánica avanzada. Pronto descubrí que los cables de embrague y freno se rompían, que si no eras generoso con el aceite el cilindro gripaba -pero si te pasabas la bujía se engrasaba-, que la tobera de admisión se rajaba por las vibraciones, que los retenes de las horquillas perdían aceite (bueno, cualquier junta o retén podía perder aceite'), que las bombillas duraban lo que un telediario'¡Ah!, olvidaba que los cables del velocímetro y tacómetro también se rompían con facilidad. Y hacia los 20.000 km -o antes- la biela solía morir'Los neumáticos de aquellas motos, hoy parecerían de bicicleta. Delante solían montar un 2,75' ó 3' en llanta de 18' ó 19', mientras que detrás usaban un 3,25' o 3,50', sobre ...
Leer la noticia completa >aquí<