Menu

Análisis de la carrera de Marc Márquez desde Qatar, donde en su primera carrera

Larga sobre la Ducati GP2 ya está cerca del podio y ha calculado sabiamente sus riesgos en uno de los circuitos tradicionalmente más complicados. Marc Márquez ha empezado con buen pie en uno de los circuitos más desfavorables, ya sea pilotando una Honda o una Ducati GP2

Es interesante destacar que en ambas carreras Marc pilotó como se debe pilotar una Ducati, sin exageraciones.

En el sprint cometió un pequeño error en la salida, pero con el automatismo que ha desarrollado en los últimos 11 años, esto es normal.

En la carrera, su experiencia en la gestión de los neumáticos fue importante, pero tiene que entender mejor las frenadas, las curvas rápidas y la gestión del neumático delantero.

Sin embargo, el cuarto puesto en seco es el mejor resultado en estas condiciones desde el segundo puesto en su debut con Ducati en el Gran Premio de Australia de 222.

Para subir al podio necesitaba romper el principio de un Gran Premio sin cadáveres, lo que hizo los tres días.

En carrera mostró un ritmo sólido y consistente entre un máximo de 2 y un mínimo de sin exagerar.

Sus intentos de subir al podio se evidenciaron en el hecho de que bajó dos veces a los 2 bajos en las vueltas 17 y 18.

Y cuando vio que Márquez respondía, se dejó ir.

Acabar 2º por detrás de Bagnaia dio más lustre a su debut.

El año pasado, en Portimao, terminó tercero en el sprint con su Honda, que partía desde la pole.

En Austin suma siete victorias entre 21 y 221, y conoce todos los secretos para volver a ser "el amigo de América" con Ducati