Menu

El "mayor trofeo" de Ducati, Pecco Bagnaia, sufrió un horrible accidente al ser golpeado...

Por otra moto en la parte alta, pero sin huesos rotos y con múltiples contusiones, ya tiene la vista puesta en Misano. Ha habido poco tiempo para recuperarse de este horror, pero Bagnaia no tiene dudas

Llegará a Misano el jueves para la primera sesión de entrenamientos libres del GP de San Marino.

El piloto italiano, ansioso por sentir el calor de los aficionados de su país natal, será examinado primero por un médico en el centro médico.

Para un piloto oficial de Ducati que, tras un minucioso examen en el hospital, salió por su propio pie (con la ayuda de muletas) con importantes contusiones, fue un milagro que no lamentara la fractura que puso en duda su presencia en Misano y le dejó sin mayores consecuencias: el domingo en casa con el equipo.

Tras regresar y descansar un poco, ya ha empezado a centrarse en Misano.

El jueves se someterá a una revisión médica y, si está bien, el viernes podrá salir a la pista para disputar el Gran Premio de casa.

El Gran Premio de San Marino y la Riviera de Rimini son acontecimientos especiales para los pilotos italianos, especialmente para los de Ducati.

Haré todo lo posible para estar listo para correr el sábado y el domingo.

Su compañero de equipo Enea Bastianini no corrió la misma suerte tras ser operado con éxito de dos fracturas que le obligaron a perderse los tres grandes premios siguientes.

Para la primera prueba, el Gran Premio de San Marino, Bastianini no será sustituido.

Gigi Dallinha, Director General de Ducati, ha reflexionado sobre el fin de semana como es habitual en los comentarios técnicos posteriores a la carrera y ha agradecido a todo el personal su esfuerzo cada fin de semana: y a los pilotos, al equipo, por llevar su trabajo a la pista y hacer todo lo posible para conseguirlo.

Valor y talento, siempre dispuestos a asumir riesgos, lo que lo convierte en un deporte muy emocionante, pero también muy peligroso.

No debemos olvidarlo nunca.

El domingo, sí, ¡al final todo salió bien! Que podamos sonreír es el final más bonito de un día difícil y el mejor trofeo de todos.