Menu

Éxtasis y lágrimas tras la victoria de Marc Márquez

El piloto de Cervera festejó emocionado su primer triunfo en 581 días, que pone fin a muchas dudas y sufrimiento tras su grave lesión

Marc Márquez ha celebrado en Sachsenring por todo lo alto una victoria que parece mucho más que eso. El piloto de Repsol Honda cruzaba en la primera plaza la bandera de cuadros por primera vez en 581 días, desde la que era hasta hoy su última victoria, el GP de la Comunitat Valenciana 2019. El piloto de Cervera festejó emocionado su primer triunfo desde la grave caída que le obligó a pasar por alto prácticamente toda la temporada 2020. 'Necesitaba esta victoria', decía su manager, Emili Alzamora. El responsable del Repsol Honda Team, Alberto Puig, tambbién se mostraba emocionado. Y por supuesto, el máximo protagonista, Marc Márquez. El multicampeón mundial vivió emocionado un triunfo con un significado enorme.Cuando pudo dejar la moto, Márquez se arrodilló junto a la gravilla, al margen de la pista alemana, levantando los brazos hacia el cielo, dando gracias por una victoria que rompe con la peor racha deportiva de su vida. Entre abrazo y abrazo, y aún con el casco puesto, podían oirse sus sollozos y verse sus lógicas lágrimas. Cuando llegó al parque cerrado, la euforia entre los compañeros y mecánicos de su equipo su desbordó. Todos querían un trozo de Márquez, abrazarlo y disfrutar con él de un momento único. A Santi Hernández, su ingeniero de pista, no le salían ni las palabras. Ellos saben lo que han sufrido en todos los aspectos.